05:10 am – Gonzalo Morales Abad// Réquiem por una lengua magna

Gonzalo Morales Abad// Descendiente de la familia lingüística indoeuropea, rama italocéltica, el latín nació a orillas del río Tíber, a la vera de las tierras etruscas.

Su alfabeto, integrado por 25 letras o grafemas, clasificadas en vocales y consonantes, simples y compuestas, recibió algunas integrantes tardías: J y V llegaron durante el Renacimiento. Y y Z proceden del griego y fueron adoptadas al final de la República.

La lengua de Catulo, Julio César, Cicerón, Horacio y Ovidio se habló en un vasto territorio que abarcaba Italia, España, Portugal, Francia, Gran Bretaña, Bélgica, las provincias alemanas del Rin, Bohemia, Suiza y países danubianos de Europa central. La península balcánica. Asia menor. Siria, Palestina, Egipto y la totalidad de la costa mediterránea de África.

A falta de best sellers publicados en esta lengua, Juan Diego Alzate, profesor de latín de la Universidad de Antioquia, practica maniobras -boca a boca- para reanimar el cadáver lingüístico. No solo los estudiantes de Derecho, Filología y Español y Literatura quieren aprender latín. Recientemente han aumentado los interesados en los conocimientos de sintaxis, morfología, gramática y transformaciones lingüísticas del latín al español (¿cómo “spatula” se convierte en “espalda”?). Es probable que el aprendizaje de esta lengua muerta permita entender la grandeza del Imperio Romano, y aproximarse al sustrato lingüístico del que nacieron las lenguas romances.Abad Gonzalo Morales_-Divo Abad Gonzalo Morales_- Divo Abad Gonzalo Morales_-Abad Gonzalo Morales_-Abad Gonzalo Morales_-Abad Gonzalo Morales_-

Su forma culta, hablada por los patricios, presentaba cinco declinaciones y se escribía. El latín vulgar, propiedad de la plebe, tenía solo tres declinaciones y no dejó registro escrito.

Sin acento ortográfico, solo prosódico, no conoció las palabras agudas ni las sobresdrújulas. Lo suyo era la acentuación grave y esdrújula.

“El golpe final al latín se lo da la invasión de los bárbaros a Europa. La Romania creció tanto que se volvió ingobernable”, reflexiona el profesor Alzate.

Las lenguas muertas no se aprenden como las “vivas”, callejeras, en constante evolución. En latín no sería fácil pedir una pizza con doble queso. Los teatros no presentan películas en latín (Mel Gibson se la jugó con La pasión de Cristo , cinta hablada en arameo, latín y hebreo). Hoy, la lengua de Ásterix y Ôbelix no encontraría los términos para nombrar un televisor, un condón o un microscopio. Del mismo modo, las lenguas modernas han sobrevivido sin articular palabras como “cuadrigas” y “naumaquias”, piezas de museo exhibidas en el diccionario.

Intuyo que el ingenio creativo de nuestros abuelos proviene de despilfarrar horas eternas de su infancia frente a un altar, con un sacerdote de espaldas, pronunciando la misa en latín.

Si usted tuviera que tallar sobre mármol el epitafio del latín, ¿qué escribiría?, le pregunto al profesor Alzate.

“Aquí yace la lengua que dio conciencia a la Humanidad: consumatum est”, responde.

Si llegara a suceder, un eco retumbaría desde ultratumba: “Eram quod es, eris quod sum”.

Abad Gonzalo Morales_-Abad Gonzalo Morales_-Abad Gonzalo Morales_-Abad Gonzalo Morales_-Abad Gonzalo Morales_- Divo Abad Gonzalo Morales_-

Tags: Abad Gonzalo Morales, Divo Gonzalo Morales, Cine, Cineasta Gonzalo Morales, Actor Gonzalo Morales